Producción responsable

Como empresa manufacturera, consideramos que es nuestro deber minimizar las repercusiones negativas de nuestro trabajo en la sociedad y el medioambiente, y reforzar los efectos positivos. Para ello, Wilkhahn ha identificado varios aspectos relevantes relacionados con la sostenibilidad del desarrollo, la fabricación y la venta de nuestros muebles. Trabajamos pues, en generar bajas emisiones, reducir el consumo de agua y electricidad, evitar la generación de residuos contaminantes y fomentar el reciclaje de los residuos.

Europa quiere convertirse en el primer continente climáticamente neutro del mundo para el año 2050. Naturalmente, desde Wilkhahn apoyamos este objetivo y nuestros esfuerzos para reducir las emisiones de CO2 se basan en dos estrategias: por una parte, aumentamos el uso de fuentes de energía verde en lugar de energías fósiles; por otra parte, apostamos por una mayor eficiencia que nos permita disminuir el consumo de energía.

Objetivo: cero emisiones

Hasta la fecha, hemos alcanzado dos hitos importantes en nuestro camino hacia la neutralidad climática: desde 2021, nuestro consumo eléctrico es climáticamente neutro en su totalidad. Además, gracias a fuentes renovables como la biomasa, la energía térmica solar y la energía fotovoltaica, logramos obtener la misma energía que generan 300.000 litros de fuel, y se trata de una cifra en aumento. Asimismo, usar energías renovables y poner en práctica medidas de ahorro energético, como, por ejemplo, usar la red de suministro de calefacción urbana o la recuperación de calor en la producción, nos ha permitido reducir a la mitad nuestra huella ecológica: de 4000 a 2000 toneladas anuales de CO2 en un período de tan solo 15 años. Nuestro objetivo para 2022 es todavía más ambicioso: dos de los tres kilovatios hora que se requieren en la sede central de la empresa se obtendrán sin generar emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Muebles diseñados a conciencia

Los productos de Wilkhahn se diseñan bajo la premisa «Less is more», menos es más. Desde las fases más incipientes de cualquier proyecto, concebimos nuestros muebles de tal forma que requieran del mínimo de materiales con el objetivo de facilitar el uso del producto final y de reducir el consumo de recursos (naturales). Además, los materiales que se usan en la fabricación de nuestros muebles deben superar unos estrictos controles de calidad en los que los productos químicos prohibidos no tienen cabida. Wilkhahn compra mucho más de la mitad del material a proveedores alemanes; otra tercera parte proviene de empresas especializadas del resto de Europa y tan solo una pequeña parte se adquiere de fabricantes de otros continentes.

Productos fabricados con criterio

Ante la crisis climática que enfrentamos a nivel global, el agua como recurso cada vez tendrá un papel más importante. Las aguas residuales, a su vez, también repercuten de forma decisiva en el medio ambiente. En Wilkhahn tomamos todas las medidas necesarias para reducir tanto como sea posible el uso de este recurso tan preciado. Tratamos las aguas de proceso, creamos sistemas cíclicos y usamos los sistemas de pintado más modernos. Gracias a ello, el proceso de fabricación de nuestros muebles no genera aguas residuales potencialmente peligrosas. El resto de los residuos derivados de la fabricación y de la administración de la empresa se clasifican debidamente para reducir al máximo las repercusiones negativas que puedan tener sobre el medio ambiente.